EXCELENTE OPORTUNIDAD

EXCELENTE OPORTUNIDAD

FUNDETEC EN ACACIA META

FUNDETEC EN ACACIA META

EN ACACIAS MAS OPCIONES DE EDUCACION

EN ACACIAS MAS OPCIONES DE EDUCACION

CHASCARRILLO POR GILBERTDAIZ ..EN ACACIAS….. SON AMIGOS O….?.


Es como la pregunta que fluye en la mente de muchos ciudadanos (@), que visitamos las diferentes redes sociales, que están en la autopista de la internet, y leemos, unos pocos, mensajes, que no hablan  propiamente bien del estado, o condición social de nuestro ciudad, tierra por Dios bendecida nuestra bella Acacías, por el contrario se despachan promulgando o publicando, temas que en verdad están lejos de una realidad.
Como Acacireño, lamento tener que decir, que desafortunadamente, estos enemigos gratuitos de la ciudad, y quienes, tal vez se cayeron de un trasteo, que venía  de lejanas tierras y a la entrada de nuestra ciudad se desplomaron, y no tuvieron que más hacer que, caminar hacia nuestro bello parque central y allí pudieron descansar y retomar sus ideas, tal vez de un pésimo pasado.
Desde luego el aire puro, de éste inigualable lugar dio claridad a su posibles atribuladas mentes, y fue, en ese momento en que tomaron la única alternativa que les quedaba, tratar de hacer parte de esta comunidad, por cierto cosmopolita, donde nadie es extraño, todos somos un solo ser para poder vivir en comunión.
Desde luego su adaptación fue rauda, y en  menos de un santiamén, ya estaban muy bien ubicados, funcionarios de la administración municipal, otros contribuyendo con las famosas pirámides, revendiendo aguardiente de dudosa procedencia en el parque central, para luego ser corporado; fue tan brusco el cambio, que no se dieron de cuenta, que todo había sido tan fácil, y jamás se imaginaron que con el transcurrir del tiempo, y debido a su comportamiento, las cosas irían a cambiar, como  asi sucedió; y lo peor de todo no para bien de los ilustres nuevos adoptados, por el contrario los hechos eran reales, “Si trae totuma toma guarapo, o para tomar de la botella hay que aportar pa ella.”. Realidad que  no conocían nuestros aludidos personajes, pensaron que todo era como el embudo, “lo angosto para ellos y lo ancho para uno”.
Pues bien de ahí en adelante empezó Cristo a padecer y el diablo a pasar trabajos. Que hubo que hacer, buscar documentación para poder hacer frente a la realidad, pero…. Como ya estaban acostumbrados a la fácil, no sabían como hacerlo…
Es el caso de que hubo la necesidad de Falsificar documentos supuestamente expedidos por respetuosas entidades de la ciudad de Bogotá y de Medellín, entre otras, con tan mala suerte, que primero cae un mentiroso que un cojo, y así fue.
Hoy por hoy atrincherados disparan sus cerbatanas,  a diestra  y siniestra, sin medir consecuencias, con la imagen de la ciudad de que les dio posada o mejor albergue, olvidando que hay rabo de paja…
Qué bueno fuera y Gilberdaiz como buen Acacireño, a pesar de tener mi cedula expedida en la ciudad de Valledupar, les invita a  sostener un debate, ojalá para hablar de rectitud honradez, compromiso con la ciudad de Acacías, ojalá con la convocatoria de medios, medios de comunicación serios, no con  medios llenos de odio, rencor, habidos  de venganza, habidos de retaliación, a pesar de haber tenido la oportunidad de participar democráticamente en las pasadas elecciones, pero en el juego de la democracia eso está claramente marcado, a pesar de que allí el paracaidismo impera con mucha fuerza, y más en nuestro amado municipio de Acacias, pero ni lo uno ni lo otro, tal vez por las suntuosas exigencias…
Qué bueno fuera que se hiciera una investigación sobre estos procesos de falsificación de documentos públicos, receptación de dineros, entre otros que duermen el sueño de los justos en los anaqueles de la corrupción, de la que tanto se predica, pero que no nos acordamos  de practicar.
El interés de Gilberdaiz, no es intimidar a la crítica, ella es valedera, siempre y cuando se haga con respeto, y enmarcada en nuestro estado social de derechos,  lo más importante poder hablar de control y de cárcel para los corruptos con la frente en alto, sin estar marcado, como suele suceder en singulares casos.