CHIK-PARA VESTIR BIEN. EN ACACIAS META.

CHIK-PARA VESTIR BIEN. EN ACACIAS META.
DIAGONAL BANCO POPULAR

AVANZA INVESTIGACIÓN POR CASO GASOLLANO EN VILLAVICENCIO



 En desarrollo de la estrategia “Bolsillos de Cristal, cero tolerancia con la corrupción”, la Juez 26 Penal de garantías le impuso medida de aseguramiento a Óscar Eduardo Acevedo Campiño, quien fue capturado por los hechos de corrupción relacionados con el proceso de extinción de dominio de la estación de servicio Gasollano, de Villavicencio (Meta).
Al señor Acevedo Campiño la Fiscalía General de la Nación le imputó los delitos de cohecho por dar u ofrecer, fraude procesal, estafa agravada, falso testimonio, fraude a resolución judicial y perturbación de actos oficiales.
Óscar Eduardo Acevedo Campiño y su padre, Luis Acevedo, figuran como propietarios de la estación de servicio Gasollano, que en 2014 fue embargada dentro de un proceso de extinción de dominio de los bienes de Pedro Oliverio Guerrero, alias Cuchillo, iniciado por la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE).
La Fiscalía descubrió que el mismo día en que fue embargada la estación de servicio Gasollano, Acevedo y su padre acordaron darles dádivas de dinero a los coroneles René y Berney Quintero Camacho, quienes fueron designados por la DNE como depositarios de ese bien.

Las dádivas eran entregadas a los depositarios, a cambio de que los Acevedo siguieran controlando Gasollano, que ha tenido millonarios contratos de suministro de combustible y servicios con varias entidades del Estado.
Cuatro meses después del embargo de la estación, Luis y Óscar Acevedo decidieron denunciar por extorsión a los depositarios de la misma.
La Fiscalía investigó los hechos e imputó cargos a los depositarios de la estación de servicio. Los dos coroneles aceptaron los cargos y en octubre pasado fueron condenados por el delito de cohecho impropio a penas de 48 y 54 meses de prisión.
Los coroneles Quintero Camacho se convirtieron en testigos de cargo de la Fiscalía en contra de Luis y Óscar Eduardo Acevedo.