EL CONUCO DECRETA...

EL CONUCO DECRETA...

EL "CAPÍTULO FINAL" DEL CASO COLMENARES


Este lunes una jueza de conocimiento dará el sentido del fallo en el proceso que se adelanta contra Laura Moreno y Jessy Quintero. El juicio duró cinco años.

Después de cinco años este lunes la jueza 11 de conocimiento de Bogotá dará inicio a la audiencia en la que se conocerá el sentido del fallo en contra de las estudiantes Laura Moreno y Jessy Quintero por su presunta participación y conocimiento en los hechos que rodearon la muerte del joven Luis Andrés Colmenares Escobar el 31 de octubre de 2010 en el parque El Virrey en el norte de la capital de la República.
La funcionaria judicial decidirá si condena o absuelve a las dos procesadas por el delito de homicidio agravado en calidad de coautoras y falso testimonio –en el caso de Jessy Quintero-. En su sentido de fallo la jueza deberá analizar varios aspectos técnicos y jurídicos para definir la responsabilidad de las acusadas en este mediático caso.
El primero de estos será definir si la muerte de Colmenares Escobar se trató de un accidente –como lo sostiene la defensa de las procesadas- o fue una acción causada por un tercero, es decir homicidio –tesis de la Fiscalía General-. Para esto son fundamentales las pruebas periciales practicadas por los investigadores y la recreación del mismo caso.
Igualmente analizará los 80 testimonios que se recibieron en el proceso penal –que ha tenido dos cambios de juez- y las más de 150 pruebas documentales que se allegaron al debate jurídico por parte de los sujetos procesales. Este aspecto de las pruebas se divide en tres partes fundamentales.
La primera tiene que ver con los hechos que sucedieron en la fiesta de disfraces en la discoteca Penthouse en la zona T en el norte de Bogotá. Lo que sucedió después de salir del establecimiento y el “operativo de búsqueda” que se emprendió después de conocer que Colmenares Escobar había salido corriendo después de comerse un perro caliente en la esquina de la calle 83 con 15.
En el juicio se recibieron los testimonios de los amigos y compañeros del estudiante de la Universidad de Los Andes quienes manifestaron que desde el primer momento recibieron información directa y detalles por parte de Laura Moreno quien les aseguraba que estaba corriendo detrás del joven.
Cuando se dirigían hacía el parque El Virrey en dos camionetas aseguraron que Laura Moreno les dijo que el joven se había tirado al canal de aguas lluvias. Esto motivó a que iniciaran una improvisada búsqueda en el mismo caño y en los alrededores del parque para verificar el paradero del joven universitario. Sin embargo, todo fue infructuoso y no hallaron ningún vestigio de Luis Andrés. 

Los amigos llamaron a la Policía y a los bomberos para que los ayudarán en la búsqueda. Sin embargo, tras dos horas, no se pudo ubicar al joven. Pero tampoco tuvieron éxito pese a que ingresaron en el canal de aguas lluvias y rodearon la zona con el fin de verificar el paradero del estudiante.
Y es aquí donde se desprende el segundo punto de la importancia de los testigos que fueron citados por las dos partes en el juicio. En las audiencias se escucharon las declaraciones de los policías de los dos CAI que llegaron al lugar de los hechos, así como de los integrantes de los dos cuerpos de bomberos que realizaron la búsqueda: el primero, el de la madrugada del 31 de octubre de 2010 y el segundo que se dirigió al sector horas más tarde.
Este segundo grupo fue el que encontró el cuerpo sin vida del joven Luis Andrés Colmenares en el medio del canal. En ese momento la investigación se centró en la versión del accidente, es decir que el joven se había caído en la zona por la baja luminosidad y después de emprender una carrera por cerca de seis cuadras bajo los efectos de bebidas alcohólicas.
El tercer asunto sobre los testigos tiene relación con las presuntas irregularidades que se habrían presentado en el desarrollo de la investigación y que motivó que un año después la misma se abriera por parte del fiscal 11 de la Unidad de Vida, Antonio Luis González teniendo como base la exhumación hecha al cadáver por parte del médico forense, Máximo Duque.
El entonces fiscal sostuvo que las pruebas indicaban que la muerte de Colmenares había sido un homicidio puesto que en su rostro y tórax aparecían heridas que dejaban entrever que habían sido producidas por un tercero. Debido a esto presentó la tesis sobre una golpiza que habría recibido en el parque El Virrey el joven, cuyo cuerpo inconsciente fue arrojado al canal de aguas lluvias y su muerte se presentó por ahogamiento.

Bajo esta teoría el fiscal González le imputó cargos a Carlos Cárdenas, la persona que según él había sido el encargado de propinarle los golpes a Colmenares Escobar en estado de indefensión. Cárdenas fue absuelto en 2014 por un juez de conocimiento de Bogotá y la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá por falta de pruebas.

CONCEJAL PROTAGONIZÓ INCIDENTE AL INTERIOR DE UN BUS INTERMUNICIPAL


El concejal de Bucaramanga, Uriel Ortíz y su compañera de viaje, Adriana Durán, que se movilizaban en un bus de servicio intermunicipal que cubría la ruta Bucaramanga – Riohacha, protagonizaron un incidente que los llevó a abandonar el vehículo.
Según el coronel Luis Pérez, comandante de seguridad ciudadana del departamento de Cesar, los viajeros que se encontraban en el vehículo denunciaron que el concejal y su acompañante sostuvieron una discusión, tomaron bebidas alcohólicas y fumaron al interior del bus, hechos que molestaron a los ciudadanos quienes pidieron a las autoridades que los bajaran del mismo.
En el hecho, la mujer que acompañaba al concejal, y que presentaba una herida en su cabeza, golpeó a un uniformado de la Policía, por lo que fue judicializada por ataque a servidor público.
“Se desplazaban de Bucaramanga a Riohacha y a la altura del municipio de San Martín los ocupantes deciden pedirle a las autoridades que bajen a la pareja que venía discutiendo, tomando y fumando. Los uniformados intentan calmar a la ciudadana que acompañaba al concejal, ella intentó burlar a la Policía, se intentó conciliar con ella para que fuera atendida porque presentaba una herida en su cabeza, pero ella manifestaba que no era necesario y que por la herida no se iba a morir. Al bajarse del vehiculo, la mujer agredió a uno de nuestros hombres, se lleva al centro de salud para ser atendida y posteriormente fue judicializada por el ataque al uniformado”. Agregó el oficial.
Agregó que los pasajeros se molestaron por el consumo de bebidas alcohólicas, los cigarrillos y las discusiones. El comandante de seguridad ciudadana del departamento de Cesar, señaló que la pareja se negó a hacerse la prueba de alcoholemia y que la mujer fue capturada por golpear al oficial.

RCN Radio trató de comunicarse en varias oportunidades con el concejal Ortíz, pero no fue posible conocer su versión de los hechos ocurridos al interior del bus de servicio intermunicipal.

EN ACACIAS MINISTERIO DE EDUCACION NUTRE MATERIAL EDUCATIVO A LA ENSA




.
El rector de la escuela normal superior de Acacias licenciado EDUARDO CORTEZ, recibió de manos del ministerio de educación nacional, un total de 945 libros para ser distribuidos entre los grados 6 7 y 8 de la citada institución educativa.

Lo anterior teniendo en cuenta la gestión realizada por el rector de la escuela normal superior de acacias ante el ministerio.

EN ACACIAS META .UNIVERSIDADES COMPROMETIDAS CON LA PENITENCIARIA.





Haz click para escuchar importante entrevista sobre el tema

EL MACABRO CRIMEN DEL CONDUCTOR DE LA DIRECTORA DE 'NOTICIAS UNO'

De Semana.com
La investigación por el asesinato del conductor de la directora de ‘Noticias Uno’ reveló datos escabrosos de la banda que lo descuartizó.

El atroz crimen del conductor de Cecilia Orozco  En este sector del sur de Bogotá, conocido como “cuadra alegre”, fue asesinado y descuartizado Miguel Ángel Perdomo. La banda responsable del crimen estaría involucrada en otros hechos similares. Foto: Alejandro Acosta
Los detalles del crimen son macabros. Todo comenzó a mediados de octubre del año pasado cuando Miguel Ángel Perdomo no llegó a su trabajo como todos los días. Era el conductor de Cecilia Orozco, directora de Noticias Uno y columnista de El Espectador.
En cuestión de horas la búsqueda inicial dio paso a un hallazgo aterrador. Personal de la empresa de aseo así como un indigente le avisaron a la Policía que habían encontrado partes de un cuerpo en bolsas de basura arrojadas en tres zonas diferentes de Bogotá. Tras varios días de análisis los forenses de Medicina Legal corroboraron lo peor: se trataba de Perdomo.
Allí la Policía y la Fiscalía encendieron las alarmas: la hipótesis inicial señalaba que semejante crimen, cometido con sevicia extrema, podría esconder una advertencia o una amenaza contra la experimentada periodista o los medios en que trabaja, debido a las constantes denuncias que realiza.
Por ello ambas instituciones conformaron un equipo con los mejores hombres de la Sijín de la Policía de Bogotá y varios fiscales para dar con los responsables y determinar las causas del asesinato. El miércoles de la semana pasada, tras cuatro meses de pesquisas, el misterio quedó resuelto.
A los forenses les llamó la atención la forma como fue descuartizado el cuerpo, especialmente porque los cortes que tenía eran “limpios”, lo que significaba que los había realizado alguien que con seguridad ya había cometido un crimen de estos.
Los investigadores se dedicaron inicialmente a precisar dónde estuvo Perdomo en su última noche con vida. Al analizar la localización del celular determinaron que pocas horas antes de su muerte estaba por inmediaciones de la avenida Primero de Mayo, una zona del sur de la capital conocida popularmente como “cuadra alegre”, debido a la gran cantidad de bares y burdeles que funcionan allí.
En el siguiente paso ubicaron las cámaras de seguridad del sector y tras analizar decenas de horas de grabación lograron ver a Perdomo caminando por el lugar. Allí pudieron observar cómo un hombre, cuya imagen no aparece con claridad, abordaba al conductor en la vía pública y tras conversar brevemente con él lo convencía de entrar a un bar. Con este dato los investigadores fueron al sitio y realizaron decenas de entrevistas, pero no lograron conseguir mayor información. Los sabuesos intuyeron que el bar era clave para saber qué pasó con el conductor. Decidieron, entonces, que uno de sus hombres se infiltrara en el lugar. Durante semanas acudió simulando ser un cliente y logró ganarse la confianza de una de las mujeres que atendían allí.
Ella le contó al infiltrado que Perdomo había muerto y lo habían descuartizado en el lugar. Dijo que el hombre que lo abordó se llamaba Arnulfo Flórez, conocido como Perra Flaca, y que era parte de una banda. Su labor consistía en “cazar” incautos en la calle y hacerlos entrar al bar. Allí sus secuaces ponían burundanga en los tragos para asaltarlos y saquear sus cuentas. La mujer también contó que la noche que Perdomo estuvo, cometieron un error y le dieron una dosis muy alta, por lo que murió sobre una de las mesas.
Como el bar estaba abarrotado, el administrador, otro miembro de la banda, dio la orden de amarrarlo a una silla para simular que estaba borracho mientras el sitio se desocupaba. A las 6:30 de la mañana del domingo 16 de octubre, cuando salió el último de los clientes, llevaron el cuerpo de Perdomo a uno de los cuartos y llamaron a otro compinche, el Carnicero, conocido así porque esa es su profesión. Él se encargó de descuartizar con enorme destreza el cuerpo, con lo que las sospechas iniciales quedaban confirmadas. A cambio de 3 millones de pesos otro hombre sacó las partes en bolsas y las dejó en diferentes sitios de la ciudad.

Con estos datos las autoridades comenzaron a buscar a Perra Flaca, y la semana pasada lo capturaron en Granada, Meta. Ahora persiguen a los demás integrantes de la banda, ya fueron completamente identificados. Sin embargo, para los investigadores es evidente que Perdomo no fue la primera víctima de estos criminales. Aunque no es claro el número de personas que drogaron para robarlas, hay serios indicios que demuestran que el conductor no habría sido el único descuartizado por el Carnicero y sus compinches. Los investigadores tratan de establecer si por lo menos cuatro cuerpos más, que aparecieron en condiciones similares hace pocos años, cayeron en manos de estos cinco bandidos capaces de matar y descuartizar a sangre fría.

FUERTE EXPLOSIÓN CERCA DE LA PLAZA DE TOROS EN BOGOTÁ DEJA UN MUERTO Y CERCA DE 20 HERIDOS


Un uniformado muerto y cerca de veinte heridos dejó una fuerte explosión ocurrida en la carrera 5 con calle 27 en el centro de la capital. Al parecer se trata de un artefacto explosivo de bajo poder que estalló a dos cuadras de la Plaza de Toros La Santamaría de Bogotá.
A través de Twitter, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, confirmó la muerte de un policía en la explosión.
Lamento la muerte del policía John Herrera como consecuencia del petardo de esta mañana en La Macarena.
En el lugar se alistaba un buen número de uniformados para el operativo por la última corrida de toros de la temporada. La Policía aisló la zona para evitar posibles incidentes.


NUEVA OPORTUNIDAD PARA ACACIREÑOS DE LA ESAP.




Haz Click y escuche entrevista Director ESAP.

TRABAJANDO CON ENERGIA

TRABAJANDO CON ENERGIA